El arte de la medicina hermética, es hacer crecer espiritualmente al enfermo, a través de la transmutación de su dolencia en salud y bienestar, por mediación de lo que Paracelso llamaba luz de la naturaleza “lumen naturae“. Esta luz proveniente de nuestro astro rey, sería el verdadero agente sanador, regenerador de la materia.

“ Dios expreso su divinidad en el Sol…y el Sol, como vicario de Dios, distribuye todos los beneficios de la naturaleza a través de su Luz, su movimiento y su calor, de los que procede la vida, que constituye el último y más perfecto acto de la naturaleza en nuestro Mundo… Paracelso”.

Pese a que se trata de una estrella más entre los cien mil millones que componen la Vía Láctea, el Sol es el astro del Cosmos más importante para el ser humano, y lo es, entre otros motivos, debido a su cercanía; está unas 270.000 veces más próximo a la Tierra que la estrella siguiente en distancia a nuestro mundo (Alfa centauri).

El Sol fue honrado por casi todas las culturas humanas de las que tengamos constancia. Los egipcios, por ejemplo, llegaron a considerarlo como deidad principal, y otros pueblos, como asirios, griegos y romanos, lo tuvieron en muy alta estima. Todos apreciaban sus cualidades como fuente de salud, creándose un vínculo que unía nuestra estrella con el bienestar humano.

Los seres vivos son organismos que llevan a cabo reacciones de transferencia energética mediante el  metabolismo, que es la cualidad que tienen de poder cambiar químicamente la naturaleza de ciertas sustancias.

Los organismos que tienen capacidad para sintetizar materia orgánica, a partir de la materia inorgánica (autótrofos), en el proceso de fotosíntesis reciben energía solar y la utilizan para poder enlazar las pequeñas moléculas de materia inorgánica (CO2, H2O y sales minerales) que captan de la naturaleza, para, de esta forma, poder generar moléculas de mayor peso molecular, que a su vez, irán formando parte de su propia estructura, convirtiéndose de esta forma en materia orgánica, esta energía recibida del sol queda contenida entre estos enlaces. A este proceso le llamaremos ANABOLISMO.

Esta materia orgánica presente en las plantas, va a recorrer todos los niveles tróficos del ecosistema y va a ser utilizada por los organismos que no tienen capacidad de sintetizar materia orgánica (heterótrofos), para alimentarse y se esta forma poder formar sus propias estructuras.

Una vez ingeridas por los organismos heterótrofos, estas macromoléculas no son reconocidas como propias y deben, durante los procesos de degradación digestiva y metabólica que tiene lugar en el interior de la célula, (a lo que llamamos catabolismo), separarse en moléculas de menor peso molecular para, posteriormente, poder sintetizar sus propias macromoléculas que constituirán la estructura de su organismo (anabolismo), durante este proceso, al romper esos enlaces energéticos que unían esas macromoléculas se libera la energía proveniente del sol, la cual volverá a ser reutilizada en la constitución posterior de macromoléculas imprescindibles para poder realizar estos procesos metabólicos y las funciones fisiológicas propias de estos seres vivos.

 

 

En la fabricación de los medicamentos spagyricos, se puede observar una similitud con la manera en la que los organismos heterótrofos manejan las macromoléculas obtenidas en su alimentación, en Spagyria una vez separados los tres principios y liberados a estos de su corruptio, buscamos una ruptura de los llamados principios activos de las plantas en partes más pequeñas que llamamos “lo esencial”, durante este proceso se libera la energía procedente del sol que estaba en los enlaces de esas macromoléculas, esta energía en este proceso de laboratorio, no es reutilizada para formar macromoléculas y quedara por lo tanto formando parte de la tintura que junto con la esencia va a nutrir lo que ya está en nosotros y que llamamos funciones fisiológicas.